Recetas-para-niños

Conseguir que los niños coman de todo a veces es una tarea que se nos presenta realmente complicada. Los más pequeños de la casa, en ocasiones, deciden que ciertas comidas no les gustan. Esto sucede porque el aspecto de algunos alimentos nos les parece atrayente o simplemente porque lo han decidido así. Hay muchos niños que comen por colores y piensan que, por ejemplo, el verde no es un color muy apetecible. Está en nuestra mano, la de los padres, inventarnos recetas infantiles fáciles que consigan que nuestros hijos se queden encandilados y se alimenten de verdad.

Lo ideal en estos casos es hacer volar nuestra imaginación para crear platos para niños que contengan todos los nutrientes que necesitan para estar sanos y fuertes. Pero además debemos hacerlo con estilo y poniéndonos en su lugar. Desde luego que no se trata de convertirnos en unos chefs de primera. Simplemente hay que desarrollar el ingenio para que las recetas infantiles tengan algo especial.

No es lo mismo darles a los niños para merendar una manzana cortada en tacos que montarles unos pinchos con frutas variadas, en los que el colorido sea el alma de nuestro plato, o  emplatar las frutas formando caritas sonrientes. Los pequeños necesitan comer fruta y verdura, pues hagámoselo fácil. También es muy importante que nos vean comer a nosotros los mismos alimentos que ellos comen. De esta forma les podremos inculcar la necesidad de alimentarse de forma sana.

Para cenar podemos sorprenderlos con unas minihamburguesas elaboradas por nosotros mismos. La decoración final del plato es lo que marcará la diferencia. No vale soltar la comida en el plato como si nada. Vamos a intentar hacerlo bonito y atractivo para los niños. Los ojos de los peques no ven igual que nosotros. Así que ¿por qué no crear platos divertidos?

Miniempanadillas de chocolate y plátano

Una merienda que nunca falla, y que resulta facilísima en su ejecución, son las miniempanadillas de plátano con crema de cacao. Solo necesitamos un paquete de obleas para empanadillas, un poco de crema de cacao, un plátano y azúcar glasé para decorar. Sobre el centro de una oblea para empanadillas colocamos una cucharada de crema de cacao (la que tengamos en casa), encima de la crema ponemos un par de rodajas de plátano y cerramos la empanadilla. Con un tenedor aplastamos los bordes para que no se abra. A continuación las metemos en el horno, precalentado previamente a 180º. Tras unos 15- 20 minutos las sacamos y las dejamos enfriar ligeramente. Espolvoreamos un poco de azúcar glasé por encima y ¡ya tenemos la merienda lista!

Sándwich enrollado

Un sándwich típico puede resultar muy aburrido para los niños. Pero si hacemos lo mismo dándole un toque agradable y distinto, seguro que nuestros hijos caen rendidos ante su plato. Simplemente debemos unir dos rodajas del pan de sándwich por los extremos y con un rodillo o una botella limpia lo aplastamos bien, hasta conseguir una lámina fina y compacta. Lo rellenamos con lo que más les guste a los niños, por ejemplo, con jamón y queso. Tras esto formamos un rulo muy firme que guardaremos durante unos minutos en la nevera cubierto por papel transparente.

Para servirlo lo sacamos del refrigerador, retiramos el film y cortamos rodajas del grosor de un dedo. Las colocamos de forma bonita y atrayente en el plato para que resulte muy agradable a la vista. Podemos acompañar el sándwich enrollado con verduras, patatas o ensalada. Seguro que esta receta infantil causa sensación entre los más pequeños.

Como vemos, cocinar para que nuestros hijos coman de todo no es nada difícil. Simplemente debemos guiarnos por nuestra imaginación, sin complicarnos la vida demasiado. Lo importante de todo esto es que los niños aprendan a comer debidamente. Y si les podemos ayudar será maravilloso.

Foto: Tracy Benjamin

¿Quieres estar al día de las últimas novedades?

Suscríbete a nuestra newsletter molona
  1. antonionrk 12/05/2015 at 9:03 am #

    Yo le hago a mi hijo las miniempanadillas de chocolate y platano y los adora!!
    Siempre me pide que le haga mas